Archivo diario: 14 mayo, 2012

Exalumnos del IES Montejícar comparten su experiencia tras dejar los estudios con los más jóvenes para animarles a seguir

El IES Montejícar ha puesto en marcha una iniciativa pionera para luchar contra el abandono escolar: cuatro alumnos del instituto que dejaron los estudios, convencidos de que encontrarían una vida mejor, están colaborando con la orientadora del centro, Isabel Conchillo, para que los actuales alumnos y alumnas no dejen la educación secundaria al cumplir los 16 años. Estos exalumnos, que se han topado con una realidad en la que no hay oportunidades laborales, y las que hay son precarias, están animando a los estudiantes a seguir adelante, con una serie de charlas motivadoras que han servido además para que ellos mismos se sientan más valorados.
            El proyecto partió de la orientadora del instituto de Montejícar -que oferta hasta cuarto de ESO, a unos 130 alumnos matriculados-, que recibía a los antiguos alumnos buscando consejos e información para mejorar sus perspectivas laborales. Dejaron los estudios ante la perspectiva de dinero fácil –en campañas como la de la aceituna- y de una vida aparentemente exenta de las obligaciones del instituto y, al encontrarse con la realidad de la crisis, el paro juvenil y la precariedad del escaso trabajo, volvieron a pedir orientación a quien fue su guía en los años de Secundaria, Isabel Conchillo.
            “Parte del alumnado deja los estudios al cumplir los 16 años, antes de acabar la ESO. Algunos de esos exalumnos vienen después a preguntarme qué pueden hacer. A raíz de esos contactos, se ofrecen a contar sus experiencias a los que ahora están estudiando y, así, decidimos que cada uno contaría cómo le ha ido después de dejar el instituto”, explica la orientadora.
Cuatro alumnos, con veinte y diecinueve años, cuentan su experiencia personal en el mundo real para demostrarle al alumnado que no es oro todo lo que reluce. “Cada uno ha ido presentándose y explicando su caso particular; por una parte, que el trabajo y el dinero fácil es un engaño, que no es como lo cuentan, pues ser temporero te da para ir tirando, y el coste personal  es muy alto, han desaprovechado una oportunidad única y ahora todo es más difícil.”
Es entonces cuando empiezan a plantearse preparar las pruebas libres de obtención del título de graduado en ESO para mayores de dieciocho años, para acceder a un ciclo formativo, pagando academias, etcétera. En esta tarea también están siendo apoyados por Isabel Conchillo, que trata por todos los medios de que puedan acceder a la formación y la cualificación, por su cuenta y sin mucho coste económico.
            “Han ido y lo han contado en las clases; cómo, por no tener la mínima titulación de la ESO, no han podido acceder a un buen trabajo, y ahora les cuesta más obtener ese título”, comenta Conchillo.
            Cuando los exalumnos salen del aula tras las charlas, los estudiantes reflexionan por escrito acerca de sus impresiones. “Quienes están motivados a estudiar se afianzan todavía más en su decisión, y quienes dudaban, encuentran una nueva motivación para seguir. Esto es lo que he visto tras leer lo que los alumnos han escrito”, apunta la orientadora.
Algunas de sus opiniones literales: “Ha sido una experiencia bastante enriquecedora, me ha hecho tener más claros mis objetivos.” “Tendríamos que tener más charlas de este tipo.” “Me ha gustado mucho porque me ha hecho pensar en positivo y aprovechar esta oportunidad de poder sacar la titulación.” “Ha hecho que tenga más ganas de estudiar para tener un futuro mejor.” “La experiencia de estos chicos me ha hecho recapacitar.”
La experiencia ha sido positiva también para quienes explicaban su historia. “Para ellos fue muy gratificante, se sintieron valorados, tras leer las reflexiones de los alumnos, y ante la presencia de todo el profesorado, se animaron y obtuvieron una gran recompensa de autoestima”, añade Isabel Conchillo. “Señorita, a ver si nos contrata la Junta y nos ponen un sueldo”, dijeron ellos, tras el éxito de los encuentros.
            En el presente curso escolar, tres alumnas y un alumno de segundo curso ya han abandonado los estudios, en una clase de veinte. La orientadora del instituto ve una de las posibles causas del abandono en que el centro no ofrece todavía ninguna titulación profesional. “No tenemos programas de cualificación profesional inicial, se tienen que ir a Iznalloz, y, antes de eso, se van por el camino más fácil. Estamos solicitando alguno de esos programas para poder ofrecerles una salida profesional”, se queja.
            Por el momento, Isabel Conchillo está dispuesta a continuar con la experiencia y a “tomar la iniciativa en años venideros”, para que quienes dejaron los estudios ante la supuesta ilusión de una vida más fácil, sigan ayudando a los alumnos y alumnas de Montejícar a confiar en sí mismos hasta lograr una cualificación profesional o un título universitario.
           

El Ayuntamiento de Montejícar quiere implicar a todos sus vecinos en el reciclaje de residuos orgánicos como abono natural

Presentación del proyecto en el salón de plenos del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Montejícar va a extender la experiencia de reciclaje de residuos orgánicos como compost, a toda la población. Después del éxito registrado con la iniciativa en el CEIP San Andrés de la localidad, en la que los alumnos y alumnas aprendieron a obtener abono natural a través de los restos orgánicos de sus hogares, la experiencia se traslada ahora a todo el municipio, en el marco de la Agenda 21, como ‘compostaje comunitarioo de restos orgánicos, de poda y jardinería unifamiliar’.


            Las hojas de los árboles y los residuos orgánicos (comida, poda y jardín…) pueden ser procesados y transformados en compost. Si se compostan los restos del jardín y de la cocina, se devuelven los nutrientes al suelo y se cierra el ciclo de la materia orgánica. La materia orgánica se descompone por bacterias y hongos, y por animales detritívoros, lo que resulta en un producto fertilizante y regenerador del suelo, de alta calidad, denominado compost.

            Ayer tuvo lugar la presentación del proyecto en el salón de plenos del ayuntamiento, a la que asistió un nutrido grupo de vecinos interesados en la iniciativa que, como en el caso del colegio, está apoyada por la Diputación de Granada, a través de la Red Granadina de Municipios hacia la Sostenibilidad, y el programa Agenda 21 Provincial.

            Ya hay cita para la próxima etapa del proyecto: será el día 2 de mayo, a las seis de la tarde, en el paraje de la Fuente Agria, para iniciar la “presentación del lugar de comportado, adopción y acondicionamiento creativo, y desarrollo de protocolo de actuación”. La experiencia contempla un calendario de fases que culminará en el otoño de 2013.

            “El año pasado la experiencia fue muy positiva con el colegio, y ahora, el mismo proyecto se amplía al resto de la ciudadanía, con el mismo fin pedagógico: aprender el valor de los residuos orgánicos”, comenta Lola Conejo, asesora ambiental de la Diputación y coordinadora de la Agenda21 en Montejícar, que recuerda además que la recogida de residuos urbanos es cada día más caro para el ayuntamiento y para el ciudadano, “de forma que compostar es también un buen sistema de ahorro”. De hecho, no solo se ahorra el canon de vertido, sino también transporte, contenedores en la vía pública, operaciones de selección, y la energía y contaminación que se deriva de las mismas.

            Los beneficios económicos y ambientales se ven ampliados con beneficios sociales (mejora de la imagen del municipio y su administración) y particulares (se reduce el consumo de productos químicos y el consumo de agua de riego al mejorar las características del suelo al que se aplica el compost).

            “Después de haber culminado de manera satisfactoria el proyecto en el colegio, queremos extenderlo ahora a toda la población, y creemos que va a responder de manera positiva. Si lo logramos, cumplimos varios objetivos: reducir la masa de residuos sólidos urbanos y de jardines que llegan a los contenedores, reflexionar sobre nuestro modelo de consumo, y darle valor a los residuos sólidos urbanos”, comenta la alcaldesa de Montejícar, Remedios Moraleda.

            La recogida y el tratamiento hasta la elaboración del abono se realizará en una era con recinto cerrado frente al tanatorio. La primera fase de la propuesta piloto se desarrollará desde ahora hasta diciembre del año que viene, con cinco etapas: comunicación del inicio del proyecto, apertura de lista de interesados en participar y recibir taller de formación, presentación del lugar de comportado (el próximo 2 de mayo); seguimiento, labores de mantenimiento, vigilancia y alimentado de la composta, y, finalmente, evaluación del proyecto y comunicación de las experiencias.